Fiscalidad

Un elemento a tener en cuenta

FISCALIDAD

Personas Físicas residentes en España.

Los rendimientos en estos productos, en forma de cupón, y que se abonen al Inversor, tienen la calificación de rendimiento de capital mobiliario sujeto a retención al tipo del 19% a partir del 2016 y deberán integrarse en la base imponible del ahorro y tributando a los tipos vigentes en el momento de su obtención. La retención a cuenta que en su caso se practique será deducible de la cuota del impuesto personal del contribuyente.

Persona Jurídicas residentes en España.

En el caso de personas jurídicas (o de sujetos pasivos del Impuesto de Sociedades o del Impuesto sobre la Renta de no Residentes que operen en España a través de un Establecimiento Permanente) esta retribución tributa en el Régimen general del Impuesto al tipo general del 25% a partir de 2016.

En cuanto a la retención que se aplica sobre los rendimientos, habría que distinguir entre un Deposito Estructurado y un Bono Estructurado:

  • En el caso de un Deposito Estructurado, dicha retribución quedará sometida a una retención del 19% y que será deducible de la cuota del impuesto del contribuyente.
  • En el caso de un Bono Estructurado, dicha retribución NO está sometida a una retención fiscal.

En cualquier caso, con carácter general se aplicará la normativa fiscal de la fecha de devengo de cada una de las rentas y se deberá tener en cuenta la normativa especial aplicable en determinados territorios como el País Vasco y Navarra.

¿Y qué pasa cuando hay pérdidas?

En el caso de Depósitos o Bonos Estructurados que no garanticen la totalidad de lo invertido se podrían producir perdidas, es decir, un rendimiento negativo. En este caso las pérdidas se pueden compensar con los rendimientos positivos derivados de otras rentas de ahorro en el mismo ejercicio o en la declaración que hagamos los cuatro años siguientes. Pero, hay que recordar, que la compensación solamente se podrá hacer contra rendimientos del ahorro.